martes, 26 de junio de 2012

Deidad

Mi divina musa de los labios dulces prometes no abandonarme en agujero oscuro de la incertidumbre que me provoca seguir, prometes no volar entre las malas experiencias entregándome el amor puro que solo un ángel podría. Comparar tu grandeza con cualquier ser terrenal solo sería blasfemar, porque quién te conociera sabría de que hablo, o de quién.
Incomparables las palabras de cariño desinteresado a tu lado. El fulgor  que me retumba en el pecho cuando simples palabras se convierten en grandes melodías.  Cuan celestial es tu dulzura y comprensión.  Alegorías enteras podrías inspirar, hoy una vez más corazón de cristal. Protegeré y velare por un destino mejor para tu amor, por un dulce y cálido hogar. 

No hay comentarios: