viernes, 16 de noviembre de 2012

Marzo

Cada despertar un beso para no dejar de soñar. Un rayo de sol que me devuelva el alma, estoy en la realidad. Muy dura la lejanía entre sabanas no me deja dormir, pero no me preocupo porque solo falta un día más.
Esa noche en medio de la calle proclamaron voces lejanas la perfección, ahí vos y yo. Susurros, risas, calor. Estoy en casa de nuevo, no me cierres la puerta.  Tu mirada es mi hogar. Aleja mi propia crueldad, exorciza demonios y dame paz. No quiero alejarme nunca más.
Siempre, siempre, siempre, para el final siempre vas a ser y estar.

No hay comentarios: