sábado, 28 de mayo de 2011

Ahí estaba parada. Ahí sigo parada. La cornisa que me invita a decidir que camino tomar. Podría seguir girando sin retorno en un mundo plateado. Donde todos valemos mucho, eso que sirve para nada. Quiero eso realmente?
Tus falacias llegaron demasiado lejos y por eso decido alejarme. Lejos del viento, te acordas? Si me despido es porque te estoy dando un nuevo recibimiento en la vida de quien elijas. Porque ya llegue demasiado lejos.
Voy a tirar el cuaderno, el viejo y gastado. Cada nota, cada escrito, cada hoja arrancada y atesorada de un espacio intimo de la cotidianidad oculta en los cajones más profundos del armario.
Armario de los secretos que me guarde ante tu imponencia violenta que amenazaba a mi libertad. Contando las lagrimas que no volverán y las mentiras que perdurarán.
No, no voy a tirar el cuaderno... aunque ya me compre otro hace tiempo. Uno que esta en blanco, que todavía no pienso escribir.

1 comentario:

SoLe SkA dijo...

solo pasaba a saludarte!!!
por que no me invitaste a leer esto, eh?